Patrocinador
Recomendado
Patrocinador

EL DEDO EN LA LLAGA 107

Se discute en el Congreso de la República en la reforma política la posibilidad de que los actuales Alcaldes, Concejales Diputados y Gobernadores les sea extendidos sus periodos por 2 años más, propuesta que ha generado mucha polémica.

Nota patrocinada

Según algunos expertos en derecho constitucional esa posibilidad existe desde el punto de vista jurídico, otros en cambio como el presidente del Consejo Nacional Electoral Heriberto Sanabria consideran que esa posibilidad es absolutamente inconstitucional y viola los derechos que tenemos los ciudadanos como electores primarios.

Otra propuesta que será discutida seguramente es la que hizo el ex presidente y hoy senador Álvaro Uribe Vélez, el cual se apartó de la posibilidad de ampliar periodos pero en sus redes sociales manifestó que se debería contemplar la posibilidad de una reelección inmediata para los gobernantes locales, alternativa que en la actualidad no existe, pues bien vale la pena analizar el tema desde varios puntos de vista.

yonieher 107No es democrático que de un plumazo a quiénes fueron elegidos para un período constitucional de 4 años se les incremente el mismo a 6 años, porque todos los ciudadanos que ejercimos el derecho al voto lo hicimos por un candidato que creíamos tenía las capacidades para gobernar durante 48 meses y no 60; suena mucho más democrático la posibilidad de que se dieran reelecciones, pues si se analiza desde el punto de vista electoral sería una forma muy justa de que los ciudadanos premien o castiguen a sus gobernantes y les reconozcan si han sido buenos en el ejercicio de su cargo o los golpeen electoralmente si por el contrario han tenido falencias.

Pero dejemos algo en claro, una cosa es la democracia como tal desde su punto de vista filosófico, y otra muy distinta es en la práctica, si históricamente los alcaldes y los gobernadores en muchas regiones del país han utilizado sus cargos para promover las campañas de sus amigos y lo han hecho de manera descarada ante la mirada de todos, por ejemplo llevando a quienes esperan sean sus sucesores a inaugurar obras y desviando recursos del erario para que estos realicen sus campañas, al tiempo que presionan a empleados y contratistas para que contribuyan a la causa electoral de sus amigos, ¿Cómo será si existe la posibilidad para que sean esos mismos gobernantes los que puedan salir a postularse de nuevo para ejercer los cargos?.

No me quiero imaginar a muchos alcaldes y gobernadores derrochando los dineros públicos en su propia campaña, eso no tendría la más mínima pizca de ecuanimidad democrática, sería además un caldo de cultivo para la corrupción, esa que aseguran en el Congreso se piensa combatir con la famosa reforma política.

Nota escrita por Yonieher Ramirez Ospina

Nota patrocinada